Terapia para familias de adictos

Terapia para familias

La finalidad de la terapia familiar en estas sesiones terapéuticas es lograr que el apoyo de los familiares sea efectivo ayudándoles a eliminar los obstáculos que entorpecen su comunicación con el paciente y así poder expresarse abierta y libremente. En estos sistemas familiares suele existir resentimiento, impotencia, control, enfado reprimido, etc. que impiden que la comunicación directa, clara y honesta, siendo muy frecuente la comunicación indirecta o triangulación de la información entre todos menos con el afectado.

Terapia con pareja

Sesiones de pareja

Son estas terapias familiares en las que participa la pareja de la persona en tratamiento. En ellas se busca hacer conciencia de la enfermedad y de la manera en que la pareja se relaciona entre si, ya que en muchos casos suelen aparecer patrones de dependencia emocional y/o codependencia, los cuales son fundamentales cambiar por ser dinámicas muy destructivas.

Nadie es culpable de su enfermedad pero sí es responsable de su recuperación

En las terapias de pareja es importante facilitar el reconocimiento de la enfermedad y su disfuncionalidad a nivel familiar, donde lo anormal se convirtió en normal, y que cada uno pueda ver su parte de responsabilidad en dicha dinámica.

El objetivo es que la evolución del paciente y la de los familiares avance conjuntamente e ir resolviendo las dificultades que se puedan presentar. Se trata de realizar una intervención global sobre los afectados directa o indirectamente por la enfermedad de la adicción.

En estas terapias participa la pareja de la persona en tratamiento con el objetivo de hacer conciencia de enfermedad y de explorar la forma de relacionarse entre si, ya que a menudo aparecen patrones de dependencia emocional y/o codependencia con dinámicas muy dañinas y destructivas que son necesarias cambiar.

No tiene la culpa de su enfermedad pero sí la responsabilidad
de su recuperación

Al reconocer la enfermedad y cómo ha afectado a la pareja y a nivel familiar, se comienza a asumir la parte que cada uno ha tenido en esta dinámica donde se ha normalizado lo que no es normal.

La finalidad es que tanto los familiares como el paciente evolucionen y avancen de manera conjunta, superando los obstáculos que se les puedan presentar en el proceso. De esta manera intervenimos de forma integral sobre los afectados por la enfermedad de la adicción, sea directa o indirectamente.