Las drogas de diseño

Las drogas de diseño, también conocidas como drogas de síntesis, son aquella sustancias psicoestimulantes derivadas de las anfetaminas (como el MDMA o éxtasis) y se caracterizan por tener una gran potencia y rapidez de absorción.

Su fabricación es bastante sencilla y se lleva a cabo en laboratorios mínimamente equipados, que no necesitan grandes redes de distribución, lo que lleva a que en múltiples ocasiones aparezcan laboratorios clandestinos sin ningún tipo de medidas sanitarias en los que se elabora este tipo de sustancia.

Su consumo está directamente relacionado a los locales de ocio nocturno y no tienen un coste elevado, por ello, son drogas muy consumidas por lo jóvenes, otro reclamo para su consumo entre ese grupo de edad, es que dicha droga se presenta en diferentes colores, logos y nombres que las hacen mucho más atractivas.

Según estadísticas, el consumo de las drogas de diseño en nuestro país es de 1 a 4 pastillas por persona, mezcladas habitualmente con cannabis, alcohol, tabaco y en menor medida con cocaína.

Efectos de las drogas de diseño

La mayoría de las drogas de diseño son derivados anfetamínicos poseen un efecto muy rápido y duradero, es estimulante directo del sistema nervioso central y producen:

  • Brotes psicóticos
  • Vasoconstricción
  • Hipertensión arterial
  • Congestión vascular severa
  • En algunos casos impotencia y frigidez

Pueden producir graves daños en el sistema nervioso central que por falta de información suelen ser minimizados.

Las drogas de diseño son altamente adictivas y provocan efectos adversos en poco tiempo. Se recomienda que el tratamiento de desintoxicación de drogas de diseño se lleve a cabo por profesionales.