Algunos de los principales síntomas más comunes que presentan las personas adictas al alcohol son:

Síntomas físicos:

  • Beber grandes cantidades de alcohol sin embriagarse
  • Pérdida de apetito
  • Lagunas de memoria
  • Temblor en las manos que se alivia al beber alcohol
  • Nauseas o vómitos al levantarse
  • Valores elevados en la enzima GGT o en el Volumen
  • Corpuscular medio en analítica de sangre.

Síntomas psicológicos:

  • Sentimientos de culpa, sobre todo después de beber
  • Justificaciones de comportamientos, “yo lo dejo cuando quiera, “todo el mundo bebe”, “mis amigos beben como yo”, etc.
  • Enfadarse cuando alguien le sugiere que quizás bebe demasiado.
  • Falsas promesas de no beber o beber menos.

La presencia de cualquiera de ellos hace recomendable la consulta del caso particular con un profesional especializado, existe un tratamiento de desintoxicación para el alcohol para conseguir que vuelva a tener el control de su vida.