Se puede tener dependencia a la cocaína aunque solamente se consuma los fines de semana. Consumir todos los fines de semana supone consumir más de 100 días al año, sin contar los periodos de vacaciones en los que también se consume, lo que conlleva un alto y claro riesgo de adicción. Por otro lado, hay que tener en cuenta que los efectos del fin de semana se prolongan y afectan a los días siguientes.