Lo más recomendable en estos casos es realizar una evaluación con un profesional experto en adicciones, para que establezca el diagnóstico correcto, ya que la depresión puede ser un trastorno previo o consecuente del consumo de sustancias adictivas.