No es imprescindible. Lo importante es que la familia o personas significativas sepan poner y mantener unos límites (orientados por un profesional) que servirán a la persona con problemas de adicción a empezar las terapias, ya que la motivación para cambiar y mantener el cambio se puede conseguir y estimular a lo largo del tratamiento.