Lo fundamental es el cambio interno. Los cambios geográficos o sociales son inútiles cuando la persona está convencida aún de que no puede cambiar internamente. Desconoce su enfermedad aunque la padezca.