No, muchas personas desarrollan una forma de dependencia que se manifiesta de forma intermitente. Algunas veces la persona bebe moderadamente y otras el sujeto es capaz de no beber nada, tal vez durante días o semanas, esto no evita que en ocasiones no controle su forma de beber y que ello le traiga consecuencias negativas en diversos ámbitos de su vida y de toda índole.