Generalmente los familiares de adictos se ven invadidos constantemente de sentimientos de culpa, preguntándose qué fue lo que hicieron o qué dejaron de hacer para que su familiar comenzara a depender de sustancias. Las situaciones familiares representan solo uno de los múltiples factores que participan en el desarrollo de esta enfermedad, pero no son únicos ni exclusivos.