Por medio de una intervención profesional. Resulta contraproducente amenazar o reñir a la persona adicta si no sabemos qué hacer en el momento oportuno. La enfermedad no le permite ver la realidad como la ven los demás, por lo que es necesario la ayuda de quienes sí comprenden esa visión particular que tiene la persona adicta para lograr penetrar su negación y autoengaño. Piense en lo siguiente: si su ser querido tuviese otra enfermedad como cáncer, diabetes, etc., ¿intentaría solucionarlo usted o buscaría ayuda profesional y experta?