Extracto del folleto naranja de Neuróticos Anónimos.

Nosotros que hemos sufrido y nos hemos recuperado, y que hemos ayudado a
otros a hacer lo mismo, creemos estar calificados para hablarles acerca de la
enfermedad emocional. Ofrecemos los siguientes hechos acerca de la enfermedad, los
cuales hemos descubierto a través de nuestros sufrimientos.
1. Nosotros somos los causantes de nuestra propia enfermedad. No se puede
culpar a nadie más.
2. Debemos reconocer este hecho para recuperarnos.
3. Estábamos extremadamente encerrados en nosotros mismos, éramos
arrogantes, exigentes, emocionalmente fríos y calculadores, abusadores, avaros
y llenos de lástima por nosotros mismos.
4. Tratábamos de engañarnos a nosotros mismos y a otros creyendo que éramos
victimas inocentes de la enfermedad, que éramos personas muy buenas sobre
las cuales había caído esa desgracia.
5. Éramos antagonistas a creer en un PODER SUPERIOR. ESTE ES EL ORIGEN
VERDADERO DE NUESTRO MAL.
6. No aceptábamos ordenes de nadie.
7. Rehusábamos encarar lo que éramos. Lo ocultábamos tan bien que
verdaderamente ni nosotros mismos lo sabíamos.
8. Pretendíamos buscar ayuda y rehusábamos la que nos ofrecían… Estábamos
determinados a hacerlo todo por nosotros mismos.
9. Sentíamos que éramos superiores a todo el mundo, cuando en realidad sólo
estábamos escondiendo un profundo complejo de inferioridad o digamos
tratando de ocultarlo.
10. Debido a nuestro extremado egoísmo no podríamos sentir ningún sentimiento
humano.
11. No había nada malo en nuestras mentes, excepto que nuestra inteligencia era
anulada por nuestras emociones.
En relación a este punto deseamos decir de su secreto. Nuestra inteligencia
nunca fue dañada. Podíamos hacer cualquier trabajo por difícil que fuera, aún en
estados paranoicos, fuerte depresión o tormentos emocionales –SI ESTÁBAMOS
OBLIGADOS A HACERLO-. Muchos de nosotros hemos sido disculpados por nuestros
errores porque estábamos ”fuera de control”. Permítanos decirles que sabíamos
perfectamente lo que estaba sucediendo y que sólo estábamos exhibiendo nuestro mal
temperamento en la forma de una rabieta de niño. Deseamos aclarar, en caso que
seamos mal entendidos, que la enfermedad es real, es extremadamente dolorosa, es
una enfermedad.
La persona no puede evitar lo que hace y verdaderamente necesita ayuda. Pero
no estamos diciendo que esta “loco”. Él sabe lo que está ocurriendo a su alrededor, es
más, algunas veces lo sabe mejor que quienes lo están observando. Es astuto y trata
por todos los medios de obtener lo que quiere.
Folleto Naranja
Revista Mensual de Salud Mental
Movimiento Buena Voluntad
24 Horas de Neuróticos Anónimos® 6
12. Nosotros negamos o tratamos de negar todas las leyes que no nos
convenían, y pocas eran las que considerábamos que nos convenían. Estas
leyes incluyen las leyes físicas lo mismo que las espirituales. ¿Cómo podríamos
sentirnos felices cuando no aceptábamos ni los acontecimientos naturales que
ocurrían a nuestro alrededor, tales como la lluvia, mucho menos las leyes
espirituales, tales como “Ama a tu prójimo”?
13. Tratábamos de culpar de nuestra enfermedad a otras personas y situaciones
y casi logramos convencernos nosotros mismos de que era verdad.
14. Sentíamos envidia, resentimiento, odio y mirábamos de menos a las demás
personas. No nos digan que no lo hacíamos, LO HICIMOS.
Los arriba mencionados son algunos HECHOS acerca de nuestra enfermedad. A
continuación les presentamos algunos HECHOS acerca de nuestra recuperación.
1. Admitir que estábamos equivocados, que los hechos antes mencionados eran
verdaderos. Que la enfermedad estaba dentro de nosotros, que éramos los
autores de nuestra propia enfermedad.
2. Tenemos que admitir nuestra derrota y buscar ayuda espiritual. Estábamos
espiritualmente desiertos y muertos y tuvimos que rogar a Dios, como cada
cual lo concibe y PEDIRLE HUMILDEMENTE QUE NOS
RECUPERÁRAMOS SI ERA SU VOLUNTAD.
Usted puede ver que estábamos espiritualmente enfermos -que odiábamos a
todo el mundo- por lo tanto tuvimos que aprender a amar a todas las personas con la
ayuda espiritual, antes de que pudiéramos disfrutar con ellas y ser felices. Sabemos
que esto es un HECHO, que está basado en nuestras experiencias personales y las
experiencias de miles de personas.
Les comunicamos lo que nos recuperó y si usted esta aún sufriendo
emocionalmente, usted no esta en posición de argumentarlo con nosotros. Conocemos
la arrogancia del neurótico -fuimos EXPERTOS en ello-. Si encuentra alguna otra
forma, ofrézcanos su prueba. Nosotros ya la hemos ofrecido la nuestra. Así es como
nos hemos recuperado, ello no pude ser discutido. Nosotros somos la pruebas
vivientes.
3. Los DOCE PASOS DEL PROGRAMA DE NEURÓTICOS ANÓNIMOS o los
doce pasos de cualquier Programa “Anónimo” al que sirve de patrón
Alcohólicos Anónimos, hará recuperarse a toda persona que sinceramente
los practique.